forex trading logo
 

Historia

FUNDACIÓN

Se puede decir que no hay datos fidedignos respecto a la fundación de El Salto, sin embargo investigadores y cronistas de la región se han dado a la tarea de recopilar información importante que puede ser de interés para todo el que visite esta página.
Se desconoce quién fundo El Salto y su fecha probable. Nuestra ciudad de El Salto actual cabecera del municipio de Pueblo Nuevo se estableció en los alrededores de la casa grande de lo que Fue la Hacienda Ganadera de El Salto.
Esta Hacienda era propiedad de un consorcio de norteamericanos que representaba Edward Hartman, siendo administrada por unas familias de apellido Acosta.
La ubicación de El Salto, antecede a los antildeos de 1900 ya que en la gubernatura del Lic. Esteban Fernández, decreta una ley de división territorial para el Estado de Durango publicado en el PERIODICO OFICIAL DEL ESTADO en diciembre de 1905.
En esta ley El Salto aparece como jefatura de Manzana. El Salto surge como campamento maderero en el ano de 1919, cuando llegan los trabajos de construcción del ferrocarril al puerto de Mazatlán, en 1957. En el año de 1919 el norteamericano Edward Shaw establece dos aserraderos en El Salto, uno en el barrio del Muerto, el otro arroyo arriba, esto en el rancho El Pájaro.

HECHOS HISTORICOS TRASCENDENTES

Si duda que algunos hechos trascendentes en el Municipio, hoy son parte de la historia. La fundación de Pueblo Nuevo de 1596 con establecimiento de una misión Jesuita para la cristianización de los Tepehuanos de la región, obra que se vio reflejada en la zona de Lajas y Milpillas con la intervención de Franciscanos. En 1825 Pueblo Nuevo pasó a ser Municipalidad del partido de Guarisamey, que en 1905 se agrega junto con Canatlán al Partido de Durango. Logrando en 1917 que Pueblo Nuevo logre su autonomía como Municipio. Pueblo Nuevo dejo de ser la Cabecera del Municipio del mismo nombre en 1928, esto al trasladarse los poderes Municipales a El Salto, que era un campamento Maderero de la Durango Libre Co. Propietaria de los bosques de la Región  de El Salto, que exploto en 1958, cuando ya la mayoría de los bosques estaba repartido en Ejidos. El Primer Ejido que se formo en el Municipio  fue Pueblo Nuevo en 1931.Mucha es la historia en el Municipio de Pueblo Nuevo, donde la llegada del ferrocarril en 1922, y su cancelación en 1998. La apertura de Durango-Mazatlán en 1948, la electrificación en 1968, el rango de Ciudad, que le fue otorgada a El Salto en el año de 1998.Otro acto relevante fue la muerte del ex Diputado Local Leonardo Silva Medina junto con sus acompañantes, hecho ocurrido en Marzo de 1943. El Salto la cabecera municipal es la ciudad más importante de la sierra madre occidental de Durango, y según el conteo 2005 de INEGI, se cuenta con 21, 793 habitantes. La llegada de los Españoles en 1619 a milpillas, el establecimiento de una misión  Jesuita en Pueblo Nuevo después de 1595, la llegada del ferrocarril a la hacienda de El Salto en 1919, el cambio de los poderes municipales de Pueblo Nuevo a El Salto en 1929, la instalación del gigantesco Aserradero de la Durango Lumber Co. El Salto, la apertura de la carretera Durango-Mazatlán en 1948.

HISTORIA DE EL MUNICIPIO.

El salto Municipio de Pueblo Nuevo desde 1929.

Cambio de Poderes de Pueblo Nuevo a la CD. De El Salto 

El 06 de Enero El Salto cumple 80 años que figura  como Cabecera del Municipio de Pueblo Nuevo. El 06 de Enero de 1929, a las 14:00 horas en la casa numero 22 de este lugar se reunieron los Ciudadanos Jesús Quiñones Silva, Serapio C. Muñoz y Salvador Olvera R. suplente este ultimo del C. Emigdio Sánchez  que fue asesinado el 31 de Diciembre de 1928, se dirigía a Pueblo Nuevo, Cabecera del Municipio del mismo nombre.

La muerte de Emigdio Sánchez  ocurrió en un paraje denominado “Las culebras”, lugar cercano a corralitos, Sánchez se dirigía con otros Ciudadanos electos que rendirían su protesta de Ley el día 01 de Enero de 1929. En  “Las culebras” la comitiva fue emboscada con armas de fuego y murió entre otras personas el Regidor electo Emigdio Sánchez, como resultado de estos hechos y por órdenes superiores, temporalmente radican los Poderes Municipales en El Salto. En esa época Gobernaba en Durango el Gral. Juan Gualberto Amaya. En la sesión del 06 de Enero de 1929 no se encontraban presentes los miembros del Ayuntamiento salientes por encontrarse unos presos acusados de complicidad en la emboscada de “Las culebras” y otros por no haber concurrido para que tomaran la indicada protesta a los miembros entrantes. En este acto que ocurrió el 06 de Enero de 1929 en la sesión que se verifico en El Salto, se formo una mesa directiva entre los Ciudadanos que de diferentes rancherías acudieron.

La elección se hizo por escrutinio secreto, resultando electo  por mayoría el  C. Serapio Muñoz como presidente, y para Secretario Escrutador Manuel Gómez, en este acto extraordinario se hizo la elección del presidente del Honorable Ayuntamiento del Municipio  por escrutinio secreto; acto que se ejecuto por varios vecinos reunidos espontáneamente de puntos circunvecinos. Resulto electo como Primer Regidor Jesús Quiñones Silva, Serapio C. Muñoz Presidente de la Mesa Directiva declaro legalmente el nombramiento citado y le tomo la Protesta de Ley el nuevo Presidente Municipal Jesús Quiñones Silva la investido como Presidente Municipal tomo la Protesta a los nuevos Regidores Salvador Olvera Ríos y Serapio S. instalado el  Ayuntamiento que regiría los destinos del Municipio de Pueblo Nuevo, durante el bienio de 1929 a 1930, que por disposiciones superiores radicarían temporalmente en El salto.

El Municipio de Pueblo Nuevo no siempre ha tenido autonomía propia,  después de la Promulgación de la Constitución de 1824 en donde Durango surge como estado independiente; y tras el decreto que el primer congreso Constituyente del Estado de Durango mediante el cual el día 01 de Diciembre de 1825 da a conocer la Constitución Política del Estado de Durango. En la sesión I, Articulo 4, dice que por ahora  el territorio del Estado se divide en 10 Partidos que serán Durango, Villa de nombre de dios, San Juan del río, Villa de cinco señores de Nazas, Santa  María del Oro, Indé, Cuencamé, Santiago Papasquiaro, Tamazula  y Guarisamey. A este último partido pertenecía San Dimas, Gavilanes, Ventanas, Pueblos de  Lajas y Milpillas y Pueblo Nuevo. 

En la Ley territorial del Estado de Durango emitida por el Lic. Esteban Fernández, Gobernador del Estado en Diciembre de 1905, en el Artículo 1 dice que para el régimen administrativo del estado  su territorio se divide  en partidos, Municipalidades y Jefatura de manzanas. Durante el Gobierno de Venustiano Carranza se Promulgo la Constitución de 1917 y en ella menciona la abolición de la Jefatura Política, surgiendo el Municipio Libre. Del Partido de Durango surgieron los municipios de Durango, Canatlán y Pueblo Nuevo, los que para antes de 1917 aparecían como Municipalidades.  Del año de 1917 al de 1928 Pueblo Nuevo fue la Cabecera del Municipio.

LEYENDA

EL CHARCO VERDE DE EL SALTO. 

 El charco verde se localiza en donde principia la Quebrada de El Salto, la que se constituye en un afluente de la de ventanas, y que posteriormente se le conoce como rio presidios, con desembocadura en el Océano Pacifico por la localidad de Villa Unión, Sinaloa.

La leyenda de este “Charco Verde” se remonta a la época del Porfiriato, época en que por los límites del estado de Sinaloa y Durango, merodeaban personajes como Heraclio Bernal e Ignacio Parra. Bernal era conocido como “El rayo de Sinaloa”, aunque nacido en el municipio de Santiago Papasquiaro, Durango; a principios del siglo XIX. Registran las consejas que en aquella época, en municipios Duranguenses como Tamazula, Otáez, Canelas, Santiago Papasquiaro, Canatlán , Indé, Guanasevi, Tepehuanos, Coneto de Comonfort, El Oro, San Bernardino, San Dimas y Pueblo Nuevo, había ricos centros mineros al igual que en estado de Sinaloa.

Por el rumbo de Cósala, en el Estado de Sinaloa, existió un mineral llamado Guadalupe de los Reyes, en las cercanías de San Ignacio. En esta localidad, un campesino Heraclio Bernal fue acusado injustamente de un delito que no cometió y por el que fue a prisión. Bernal escapo de tal encierro y se dedico a formar gavillas  con el fin de cobrarse las injusticias al verse privado de su libertad. Asaltaba los centros mineros, tanto de Durango como de Sinaloa, así como las conductas en que los ricos mineros transportaban sus metales preciosos ya fundidos a las grandes ciudades en las que residían sus propietarios o asociados.

Con una parte de lo Bernal robaba, ayudaba a los campesinos de las regiones por donde merodeaba y los campesinos, en agradecimiento, mal informaba y los campesinos, después de hacer una de sus visitas  a los mineros y hacendados, se disfrazaba de leñero o de carbonero para así escapar de sus persecuciones que las acordadas organizaban en su contra. Las acordadas eran rurales que estaban al servicio del gobierno y en la mayoría de las ocasiones, al servicio de los ricos hacendados, mineros o terratenientes.

Las consejas dicen que haya por el año de 1980, Bernal traía un cargamento de barras de oro y plata selladas que había reunido de las “visitas” que había hecho a los minerales de Charcas, Cópala, Panuco,  Gavilanes y Ventanas entre otros, enfilando rumbo al estado de Durango. Se dice que lo traía “el rayo de Sinaloa” eran de 20 a 30 barras de plata y oro sellada. Con su precioso cargamento, Bernal enfilo rumbo a la región de Pueblo Nuevo, tomando el camino real, en uno de los tantos periodos como presidente de la república, había mandado construir.

Bernal se ingreso por la comunidad de Chavarría, donde principiaba la hacienda de El Salto; una de las haciendas más importantes en la sierra de Durango al encontrarse la sierra madre occidental con buenos pastos y rico bosques de coníferas. Ya cerca del casco de la hacienda, fue avisado por sus vigías que los guardias de las haciendas mineras del Estado de Sinaloa le darán alcance en una jornada más. Bernal sopesó la situación y tomando en cuenta que por la hacienda de Otinapa eran los terrenos en los que Octavio Meraz tenía bajo dominio, se vio en el apuro de encontrar una solución. Octavio Meraz era un aguerrido jefe de las acordadas del Gral. Juan Manuel Flores, Gobernador del Estado de Durango, y que tenia a Bernal en apuros, por lo que se vio en la necesidad de enviar a sus hombres de confianza a esconder el cargamento. Los hombres de Bernal informan a este que debajo de la casa grande de El Salto se encontraba un gran charco sobre la quebrada y que a pesar de ser tiempo de secas, no se le veía el fondo. Además contaba con la ventaja de que la hacienda se encontraba sola, ya que la familia Acosta, encargada de la misma, no se veía por los alrededores. Vernal se puso a pensar en las desventajas de la situación  y vio que con las doce mulas cargadas de barras de oro y plata no podía huir, ordeno a sus compañeros arrojar las barras de los preciados metales al “Charco Verde”, que como se menciono anteriormente, ya tenían localizado.

Se calcula que cada mula traía dos barras con un peso de 32 a 35 kilogramos cada una, las cuales se dice Bernal ordeno arrojar a ese lugar. Una vez liberadas las mulas de su preciosa carga, el bandolero pudo escapar de sus perseguidores, pensando en volver a rescatarlas, cosa que nunca logro porque tras varias persecuciones y escaramuzas, nunca pudo regresar por ese cargamento, el que sin duda, aun se encuentra en el fondo del “Charco Verde”.

Se ha corrido la voz de que un grupo de personas de El Salto quisieron desaguar el charco al meter motobombas y desviar el agua para sacar el valioso cargamento y según se dice nunca pudieron sacar el agua. Tal parece que “El Charco” reclama para sí el tesoro o será la voz del pueblo que a través de generaciones así como historiadores, quisieron hacer de una leyenda, una realidad.Otra anécdota en cuanto al tesoro de “El Charco verde”, es lo que ocurrió a finales  de los años treinta, en el siglo XX. Se cuenta que era un verano, durante la época en que escaseaba el agua en El Salto.  Ella iba a lavarse la ropa de la familia de un militar miembro del 40 batallón  de línea que se localizaba establecido en este lugar tenía por costumbre ir a lavar al arroyo. Uno de tantos días mencionado, el militar acompaño a su esposa y sus hijos  a la quebrada de El Salto. Ella iba a lavar la ropa de la familia y para ello se dirigió a las corrientes que surgían, arrollo abajo,  del “Charco Verde”.

Mientras su esposa lavaba la ropa, el militar se descalzo de sus botas y junto con sus hijos se puso a jugar a las orillas del “Charco Verde”. Fue al estar jugando son los pies dentro del agua, que este noto que por el peso, color y sonido pudiera ser plata. Sin duda que  si lo fue, porque el militar y su familia se desaparecieron de El Salto. 

 Información proporcionada por

Máximo Hernández Astorga

.Cronista Municipal de Pueblo Nuevo. Dgo.

 


Sitio Desarrollado por el Centro Estatal de Tecnologías, Información y Comunicaciones